El conjunto donostiarra tiene decidido incorporar otro central en enero

La Real Sociedad cosechó una nueva victoria a domicilio en Liga y lo hizo a pesar del pésimo encuentro de Diego Llorente. Después de ir ganando a Osasuna por 0-3 en la primera mitad el central del conjunto donostiarra completó uno de sus peores encuentros de la temporada y estuvo a punto de condenar a su equipo a una remontada histórica. Llegará otro central y no es Unai Núñez, que cuesta 30 millones de euros.

Como decimos tan desastre fue el encuentro de su defensa que la Real Sociedad ya empieza a sopesar la posibilidad de incorporar un nuevo zaguero a su plantilla durante el mercado invernal, que se abre el próximo 2 de enero. De hecho ya hay un nombre apuntado en rojo en la agenda realista, que no es otro que el de Salisu, zaguero del Valladolid.

Unai Núñez Athletic

Salisu está siendo una de las grandes sensaciones del campeonato hasta el momento. En el club pucelano tenían mucho miedo del nivel defensivo que iba a mostrar el equipo tras la salida de Calero, sin embargo la irrupción del central ghanés en el primer equipo ha sido tan portentosa que ya nadie se acuerda del ahora central del Espanyol.

Eso sí, ahora las amenazas de otros equipos empiezan a preocupar. Es el caso como decimos de la Real Sociedad. El club donostiarra sabe que la cláusula de Salisu de 12 millones de euros es un chollo tremendo y no dudarán en acometer su incorporación durante el mercado invernal de esta misma temporada. Y el futuro de Diego Llorente corre peligro.

Oyarzabal en peligro

Salisu Real Sociedad

La vuelta de Sané a los terrenos de juego se espera para el mes de febrero, pero para entonces el jugador ya estará casi con total seguridad en el Bayern de Múnich. El conjunto bávaro pagará unos 100 millones de euros por su compatriota, que a su vez permitirán al cuadro citizen desplumar a la Real Sociedad.

Porque con el dinero ingresado por Sané el Manchester City tiene decidido acometer de una vez por todas la llegada de Mikel Oyarzabal. Tanto es así que no dudarán en abonar los 75 millones de euros de su cláusula de rescisión. Una cifra alta pero que Guardiola cree que valdrá la pena pagar por uno de los jugadores más completos de la Liga.

La última decisión eso sí la tendrá el futbolista vasco, que considera que seguir jugando en la Real Sociedad puede ser clave para ganarse un puesto en la Eurocopa 2020. Pero tampoco quiere dejar pasar un tren que tan solo aparece una vez en la vida, por lo que será una decisión que le llevará su tiempo y que puede demorarse hasta finales del mes de enero.