El presidente de Israel, de 90 años, da un balonazo a Messi sin querer