El Pueblo patas arriba con doble huída de Peñafría

De a poco van saliendo a flote las decisiones de la pareja en la segunda temporada de la serie española

Juanjo ha resuelto aparecer de nuevo en el camino de una Amaya desesperada para dar paso a la noticia que le va a dejar fría a la singular protagonista de la serie; esa ha sido la introducción a una ocurrencia más del peculiar programa emitido por Telecinco. Y es que tras haber vuelto de una discusión bastante subida de tono con su ex mujer, la partida de Peñafría es una realidad, una vez le han hecho llegar una oferta laboral imposible de rechazar que da color a esta nueva temporada de El Pueblo.

A la llegada a su hogar, Juanjo se da cuenta de las recriminaciones personales de Amaya, que ha evidenciado que su retiro espiritual no ha sido más que una perdedera de tiempo. Sumida en depresión y autoflagelándose por su inestabilidad es sorprendida con un anuncio bastante peculiar. Una oferta en Estepona, con todos los lujos destapa una reacción que ha dejado a los espectadores fuera de base.

avecina Pueblo
La que se avecina y El Pueblo volverán a unir sus caminos

Será una salida por la puerta grande en El Pueblo, ya que Peñafría dejará de estar en la vida de Juanjo

La discusión con María Luisa ha abierto este punto de inflexión y ha terminado de imponer la decisión en Juanjo que le ha hecho saber en medio de una charla corta a la nueva Amaya. Agua corriente, techo y baño con hidromasajes, tres facilidades que han hecho cambiar de inmediato la postura de la mujer.

Todo esto ha llegado gracias a que el exconcejal del urbanismo le ha propuesto ser el nuevo jefe de ventas de una inmobiliaria. “Me ha llamado porque le han soltado y me ha ofrecido ser jefe de ventas en una nueva inmobiliaria que ha montado”, ha dicho Juanjo casi sin expresar ninguna emoción.

La nueva versión de Amaya deja ver a una mujer materialista en estado puro

Siguiendo la línea basta ver la reacción de Amaya y sus cambios de ánimo en cuestión de segundos. Ha pasado de ser una mujer frívola y desesperada a interesarse de más en las nuevas condiciones de Juanjo. Evidentemente la prueba que le ha puesto el protagonista ha sido exponer, para que una vez le dijera que le llevara para que dijera que ahora era él el que no estaba tan convencido.

Pero le ha durado poco tiempo, al decirle que si podía ir ella se ha abalanzado sobre sus brazos para decirle cuánto le quería. Más y más condimentos para terminar de gestar la historia de una de las entregas más exitosas en este instante en las mediciones internas.

Servir proteger avance