El Rayo Vallecano se queda con un sabor agridulce tras empatar ante Osasuna