El equipo gallego cambia por completo con el nuevo entrenador

El nuevo RC Celta ya se dejó ver en la vuelta tras el parón de selecciones. Un nuevo plan de Óscar García que triunfó ante el Villarreal CF y que deja una imagen algo deteriorada del anterior cuerpo técnico. Porque Pione Sisto ha pasado de no jugar nunca a ser el gran artífice de la victoria. La solución estaba en casa.

Porque tras debutar en el Camp Nou, es evidente que hasta que no se jugara el siguiente partido no se podían sacar conclusiones. Óscar García dispuso su predilecto 4-3-3, con Pape Cheikh de pivote defensivo y Denis Suárez y Stan Lobotka de interiores, llevando el peso del juego. Arriba recuperó para la causa el desequilibrio de Pione Sisto.

Óscar García

Y las otras dos plazas son fijas para Iago Aspas y para cuando se recupere Rafinha. Con esta disposición, Pione Sisto tuvo protagonismo, volviendo a ser ese puñal de campañas anteriores. El extremo danés completó una gran actuación con el primer tanto del partido. Selló una gran sociedad, de nuevo, con el mejor Iago Aspas, recuperado también para la causa.

Con este nuevo Pione Sisto, en el RC Celta han tomado la decisión tajante de no abordar el fichaje de Nolito, al menos, hasta el próximo verano. De la misma manera, otro peso pesado, Santi Mina, pierde espacio en el nuevo sistema que plantea Óscar. Porque para este estilo de asociación no tiene cabida el ex del Valencia CF.