El RC Celta detecta alternativa a Joselu a precio de risa

El equipo gallego necesita un 9 que acompañe a Aspas y Santi Mina

Un RC Celta claramente al alza y ya salvado, busca un delantero para el año que viene. El objetivo número 1 es Joselu, sin embargo, el gallego es caro y si el Alavés no baja habrá que buscar una alternativa. En ese sentido, hay otro jugador que cada vez tiene más números de ser el chollo del próximo verano.

El club vigués intentó por todos los medios cerrar el fichaje de un delantero con experiencia en la Liga Santander, pero no consiguió ninguno el pasado mercado invernal. Ahora se han fijado en los equipos que podrían perder la categoría para buscar a un 9 de garantías. De ahí que Joselu, Alavés y Kike García, Eibar, sean los dos objetivos.

Kike García alternativa a Joselu
kike garcía eibar

El RC Celta busca killer a precio de saldo

La clasificación dice que ahora mismo el descenso del Eibar es mucho más factible. El equipo armero se ha caído completramente. Cayó por 5-0 en el Wanda ante un Atlético sin Suárez ni Joao Félix. Sin embargo, la situación del Alavés ha dado un vuelco.

Porque la llegada de Calleja, la vuelta al equipo de Lucas Pérez y la salida de Abelardo han dado otro soplo de aire fresco. Empate en San Mamés y tres puntos ante un rival directo como el Huesca es la carta de presentación del nuevo técnico. Por eso Joselu se complica para el Celta y tocará buscar una alternativa económica.

Kike García la alternativa a Joselu

Con contrato hasta 2023, será la SD Eibar quien lleve la voz cantante en la negociación. Sin embargo, en caso de descenso, el jugador pediría salir y el club no pondría grandes trabas. Eso sí, el RC Celta y cualquier equipo interesado tendría que hacer un importante desembolso.

Actualmente, su valor de mercado es de 2 millones de euros, pero su precio podría llegar a los 5 millones. Una cantidad que, para un delantero con rendimiento garantizado, no es desproporcionada. Además, su inteligencia sobre el césped lo convierte en el complemento perfecto para Iago Aspas.

Miguel Borja