El Real Zaragoza tiene que ser regular en su juego, con orden e intensidad

Con el Real Zaragoza que estamos padeciendo no es fácil mantener la ilusión, la confianza y el optimismo de cara al futuro. El primer equipo, con Paco Herrera a los mandos, es un bloque con una irregularidad que nadie entiende. Solamente frente al Numancia fueron vapuleados y “maltratados” desde el comienzo hasta el final del partido. En el resto de encuentros alternaron minutos de buen fútbol, con despistes increíbles que les costaron puntos que ya tenían en el bote. No han conseguido ser regulares para ofrecer todo el fútbol que esta plantilla lleva en sus botas.

Después del golpe bajo sufrido frente al Numancia, vender un mínimo de optimismo no es sencillo, pero la vida sigue y no queda otra que seguir en la pelea mientras haya un gramo de posibilidades de conseguir los objetivos. Entrenador y jugadores tiene la obligación de recuperar todo lo perdido por su mala cabeza y ser conscientes de que tienen calidad para conseguirlo. No se puede permitir que los propios jugadores digan que “tenemos que salir más enchufados” o que “hace falta más sacrificio”. Si estos son sus pecados más graves, corregirlos debería ser lo más sencillo del mundo. Cumplir con la obligación es lo mínimo que se le debe exigir a cualquier trabajador.

A lo largo de esta semana y con motivo de la visita a Zaragoza del gran Fernando Cáceres, hemos tenido ocasión de dialogar con mucha gente del fútbol local, nacional y hasta alguno internacional y, como es lógico y natural, el Real Zaragoza actual ha sido tema de debate y de contraste de opiniones de lo que fue, de lo que es y de lo que volverá a ser en un futuro no muy lejano. Particularmente, el oír hablar de futuro optimista del Real Zaragoza, me llena de satisfacción y orgullo.

Entre las personas con las que he pasado algún agradable momento, hubo un personaje que fue futbolista de Primera División y que desde que colgó las botas ha vendido ocupando cargos importantes en el fútbol de la máxima categoría. Con este tipo de personas siempre se aprende algo. Y en este caso, me quedé con una de sus sabias frases. “Un equipo de fútbol, se basa en tres palabras: ORDEN, INTENSIDAD Y CALIDAD. De la primera, es responsable totalmente el entrenador. De la segunda, el entrenador y los jugadores. De la tercera, el jugador y la capacidad económica del club”.

La calidad del actual Real Zaragoza está marcada por la grave situación económica por la que atraviesa la entidad como consecuencia de la penosa y lamentable gestión de sus dirigentes, principalmente de su accionista mayoritario. A esta plantilla, si la comparamos con los de la Recopa que nos han visitado esta semana, la mayoría de los actuales titulares no serían ni suplentes de aquellos. Y, a pesar de todo, este vestuario es superior en calidad a la mayoría de sus rivales. El ascenso tiene que ser su obligación y su reto, ya que en teoría no son inferiores a nadie. Deben ser conscientes de que han perdido más de una batalla, pero no la guerra. El objetivo final sigue estando en su cabeza y en sus botas.

El entrenador y los jugadores donde no pueden ni deben fallar es en las dos primeras palabras: orden e intensidad. Si el vestuario cumple con estas dos palabras, los triunfos caerán como fruta madura. Es triste, pero es la realidad. Este es el fútbol actual en toda la Segunda y la mayoría de los equipos de Primera. Si frente al Jaén no muestran orden e intensidad durante todo el partido, la derrota estará más cerca que la victoria y, como consecuencia, le seguirían días movidos en el Club y hasta con posibles relevos. Jornada clave en la que los futbolistas tienen que dar la cara por la afición, por el Club y por su entrenador. Si hacen y rinden como saben y pueden, regresarán con los tres puntos.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Las videollamadas con Zoom son ahora más seguras que nunca ¿Qué ha cambiado?
La solución al lío del FC Barcelona con Riqui Puig dará mucho que hablar
Orange pierde la cabeza y regala datos móviles en varias de sus tarifas