El Sporting B perdona y lo paga