El Sporting B se queda corto