El Sporting enciende las alarmas