El Sporting mide sus fuerzas con el gigante despierto