El Sporting quiere lavar la imagen ofrecida en Jaén ganando al Girona