El Sporting se diluye en Las Palmas