El terrorismo azota Cuéntame con explosión dramática en San Genaro

Ni la serie más longeva de España se salvó de la delincuencia que golpea al mundo

Así sucedió en el capítulo 382 de Cuéntame en la que la familia Alcántara sufrió un momento de pánico y desespero al sufrir una fuerte explosión producto de una bomba. Para fortuna de los fans de la serie, ninguno de nuestros protagonistas y allegados a la familia más famosa de San Genaro. Sufrió daños ni bajas.

El acto terrorista del que fue victima todo el pueblo de San Genaro. Tuvo lugar en el lanzamiento del libro de Toni Alcántara. En el que estuvieron importantes personajes del mundo político. Como Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro de Educación en 1992. A pesar de las medidas de seguridad para proteger a la importante figura. Los terroristas pudieron burlar el esquema y colocar el artefacto explosivo.

Cuéntame explosión
Merche y la esposa de Toni viendo preocupadas la grave situación.

Toni y Antonio Alcántara los primeros que se dieron cuenta del artefacto que termino con una explosión tremenda en Cuéntame

La bomba que ya se hallaba en una de las cabinas telefónicas cerca del lugar del evento, es descubierta por Toni y su padre. El pánico se apodera de ellos que aún no saben como actuar frente a un hecho sin precedentes y en el que están a punto de perder la vida. San Genaro ha entrado en un miedo colectivo del cual no saben como tomarlo.

El médico de Inés Alcántara intenta ayudar en la situación y empieza a avisar a todos los residentes aledaños donde el radio explosivo pueda llegar. Sin embargo los familiares de Toni y Antonio, entre ellos Merche, se niegan a abandonar a los suyos. Dejando a al padre y al hijo a merced de una situación complicada.

Un drogadicto terminó salvando el día tras sacrificarse con la explosión y dejar a todos tranquilos en Cuéntame

Toni y Antonio inmersos en la desesperanza, deciden actuar y es el padre quien toma las riendas del asunto. “Ahora te largas, que yo me tengo que quedar aquí. Lárgate, tienes unos hijos que cuidar” dice Antonio. “Eres un padre cojonudo, te quiero muchísimo” concluye Toni antes de salir de la cabina.

Todo se soluciona para ellos cuando un joven drogadicto que intenta atracar en el Bistrot. Tras escapar, ajeno a la amenaza de explosión que azota el barrio, se mete en la cabina telefónica con Antonio Alcántara, al que quiere retener como rehén. El patriarca aprovecha la oportunidad para salir de allí y alejarse de la zona con su familia. En ese momento, con todos sus seres queridos a salvo, el explosivo se activa y se cobra la vida del héroe de turno.

Once