El Valencia rebaja la euforia del Cádiz CF (frenazo a Manu Vallejo)

El Valencia interrumpe la salida de Manu Vallejo al Cádiz

La Liga SmartBank es una de las competiciones más duras del mundo. Ya estamos muy acostumbrados a ver equipos que empiezan muy bien y que se terminan desinflando por el apretado calendario. Y también al revés, con equipos que arrancan mal, cambian de entrenador e inician una dinámica positiva que les aúpa a las posiciones de privilegio.

Esto está muy presente en un Cádiz CF cuyo inicio de temporada es, sencillamente, espectacular. Con 11 victorias en las primeras 14 jornadas, los de Álvaro Cervera han abierto una brecha considerable con el segundo clasificado. Lo volvieron a refrendar en este caso ante un combativo Sporting que terminó escaldado en el Carranza.

Cádiz

Irremediablemente se ha desatado la ilusión en la siempre optimista afición cadista, conscientes de que con no bajar los brazos en casa, el objetivo soñado del ascenso se ha puesto muy a tiro. Pero todavía restan 28 jornadas, que en esta Liga SmartBank es un mundo y se trabaja para no perder la estela competitiva.

Se complica la llegada de Manu Vallejo

De acuerdo a las estadísticas, los equipos que arrancan muy fuertes en Segunda División, tarde o temprano sufren un pequeño bajón. En el Cádiz son muy conscientes y trabajan a destajo en la llegada de algún jugador en el mercado de invierno que mitigue al máximo posible los efectos de dicho bajón en el rendimiento.

En este contexto, el Cádiz CF sigue muy de cerca a su pupilo Manu Vallejo, que el verano pasado fue fichado por un Valencia CF que no le daba casi bola. De hecho, el delantero tan solo había disputado 84 minutos repartidos en tres partidos, hasta que Celades ha comenzado a utilizarle en todos los encuentros. Parecía factible, pero el sueño de su regreso se ha roto.

Manu Vallejo

Pero no solo buscan en el Cádiz la llegada de un goleador. Y es que hasta la fecha, los gaditanos tan solo han recibido un gol en jugada combinativa. Esto significa que ya son 10 los tantos encajados en jugadas a balón parado. Un agujero que urge arreglar porque cuando llegue el bajón, que llegará, hay que defender con mucha mayor concentración.