El vídeo que destrozó la reputación de Lorenzo Milá como corresponsal estrella de TVE

Las redes entran en conflicto al rememorar un año después la información que condenó al periodista del ente público

Finales de febrero de 2020. Hace justamente un año comenzó todo. Sin embargo, en aquel momento, todavía había mucha confusión con las informaciones y lo más normal era ver cómo se quitaba importancia al coronavirus. Lorenzo Milá, corresponsal estrella de TVE, cometía entonces uno de los errores que más le han pesado en su carrera periodística.

El periodista abandonó su puesto de presentador de El Telediario para ser corresponsal en las mejores ciudades del mundo. Tras unos años en Nueva York y Washington, regresó a Europa, nada menos que a Roma. En la capital italiana se encontraba hace un año, cuando el virus comenzaba a golpear.

Lorenzo Milá
Lorenzo Milá corresponsal de TVE

Milá corresponsal en Italia

Recordemos que fue en Italia donde comenzó a propagarse a la velocidad del rayo. Fue el primer país europeo y occidental en sufrir en sus carnes lo más letal del covid-19. Y allí se encontraba un Lorenzo Milá que protagonizó una conexión de lo más surrealista en TVE.

Fue con Xabi Fortes, el por entonces presentador de Los Desayunos de TVE. Desde Roma, Lorenzo Milá quiso restar importancia al virus. Ofreció datos, por entonces flojos, para dejar claro que lo del coronavirus era una moda pasajera que nada nos tenía que preocupar.

La frase lapidaria de Lorenzo Milá

“Muchos están en su casa, como si fuera una gripe común, menos de la mitad están hospitalizados y apenas hay 25 personas en la UVI. Esta es un poco la fotografía médica real, que aquí los médicos no se cansan de repetir, pero parece que se extiende más el alarmismo que los datos”, comentaba Milá.

Xabi Fortes le secundaba admitiendo que había una diferencia sustancial entre muertes por coronavirus, a muertes con coronavirus… lo que realmente pasó ya se sabe. Una auténtica masacre que se ha cobrado, solo en Italia más de 65.000 muertos. Alarmismo, alarmismo… no era.

Pasapalabra Roberto Leal