El Villamarín dicta sentencia contra sus jugadores

foton

Una nueva derrota en casa, ésta vez ante Osasuna, deja al Betis al borde del abismo, los de Juan Carlos Garrido se vieron por detrás en el marcador en el 2′, luchando contracorriente las ocasiones llegaban pero la falta de acierto de cara a portería condenaban a los verdiblancos que minutos después se quedarían con uno menos, tras el segundo de los de Pamplona el partido quedaba sentenciado conluyendo con 1-2 en el electrónico.

De nuevo se vivió en el Villamarín la imagen de los jugadores en el centro del campo al juicio de la afición que hacía sentencia sobre ellos en forma de pitos, Juan Carlos Garrido opta por este gesto para la unión entre afición y jugadores, pues en Bélgica, de donde procede el míster, es algo que se hace con frecuencia.

Athletic Azpilicueta