Elizegi mueve los hilos en la RFEF por un árbitro

Preocupación en el Athletic por el juego brusco que planteará Bordalás en el partido de vuelta

El presidente del Athletic, Aitor Elizegi, ya ha hecho saber a la RFEF la preocupación existente en el club por lo que pueda pasar en la vuelta de las semifinales de Copa del Rey. El encuentro, que se disputará el próximo 2 de marzo, supondrá una nueva batalla entre Bordalás y Marcelino.

Dos estilos antagónicos de fútbol que se vuelven a medir bajo un clima de máxima tensión. El cruce de declaraciones de ambos técnicos y la postura de ambos clubes es bastante clara. Bordalás hará lo imposible para que se juegue lo menos posible y para que la crispación enchufe al públíco de Mestalla.

presidencia Athletic
Candidato a la presidencia del Athletic toma decisión sobre Marcelino

Elizegi mueve sus contactos en la RFEF

En el Athletic temen que la designación arbitral juegue en su contra. Si llega un árbitro que deje jugar y que no castigue duramente el juego brusco, se puede generar un ambiente de tensión que siempre favorece al que no quiere jugar. Ese detalle con el factor cancha en contra preocupa y mucho a Marcelino García Toral.

Ya vimos en la ida las quejas de pesos pesados como Raúl García, Iker Muniain o el propio Marcelino. “Cuando alguien no quiere jugar es muy complicado”, era la frase más repetida. de ahí que se haya activado toda la maquinaria desde los despachos. Aitor Elizegi quiere aprovechar sus buenas relaciones en la RFEF para que el árbitro designado castigue el antifútbol.

Panico al antifútbol de Bordalás

Una batalla a la que tanto Marcelino como Bordalás llegarán con las espadas en todo lo alto. El empate 1-1 de San Mamés, unido a que los goles fuera de casa ya no valen doble, hacen que sea como si se jugase a partido único. El que gane jugará la final. Hasta entonces la guerra dialéctica irá en aumento, eso está garantizado.

Bordalás, consciente de lo que hay en juego, planteará un juego directo, de mucha interrupción, aprovechando cada detalle para ejercer presión sobre el colegiado. No será un partido sencillo de arbitrar y en el Athletic esperan que ese detalle no les prive de jugar una nueva final.

Athletic Moncayola