En el momento adecuado

No se podía esperar más, y no hubo que hacerlo: las victorias ante Celta y Mallorca llegaron en el momento adecuado para Fernando Vázquez, y nos invitan a soñar. Mas pese a todo, si al final el objetivo no se cumple, él apunta a ser un entrenador de futuro para el equipo deportivista.

La aparición de un entrenador nuevo, que resulta conocido para todos por sus resultados anteriores, suele despertar simpatías y antipatías, y desde el preciso momento en que salta a la luz pública su fichaje, comienzan los juicios de valor por parte de unos u otros. Estos, con posterioridad, pueden ser equivocados o no; pero es algo que solo el tiempo y, los caprichosos resultados, determinan. La llegada de Fernando Vázquez al Deportivo, tras la marcha de Domingos Paciência, se prestaba mucho a eso. El de Castrofeito es un entrenador sobradamente conocido en la Liga española: casi veinte años han transcurrido ya desde sus primeras carreras por San Lázaro, celebrando los goles de un Compostela que luchaba por hacer algo grande en la división de honor del fútbol español; y desde entonces, equipos como el Oviedo, Mallorca, Las Palmas, Rayo, Valladolid y Celta han disfrutado de sus servicios en dicha categoría con resultados dispares.

Sin duda, su reto es muy difícil: salvar al Deportivo es una tarea muy complicada, teniendo en cuenta que el margen de maniobra es muy estrecho en las alturas de temporada en las que nos encontramos. Mas lo cierto es que, de momento, está logrando lo que todo el mundo deseaba: transmitir ilusión, y que ésta permita ver al equipo terminar la temporada con dignidad, independientemente de que el objetivo pueda cumplirse o no; y con ello, ha devuelto la esperanza y la ilusión por salvar la categoría a todo el deportivismo.

Todos sabíamos a su llegada que ganar en Sevilla sería casi imposible. No nos equivocábamos: el equipo jugó un mal partido en el Sánchez Pizjuán, evidenciando las mismas carencias que en otros anteriores. Lógicamente, la mano de un entrenador no se nota en tres días, y solo cabía esperar un tiempo más que prudencial, porque ante rivales como Madrid y Barcelona poco se podía hacer. Tras no pasar del empate ante el Rayo, todos sabíamos que los partidos ante Celta, Mallorca y Zaragoza eran cruciales para alcanzar la meta que persigue el Dépor, y fue ahí, en el momento adecuado, donde llegó una racha de dos victorias seguidas que premia el trabajo del entrenador y la entrega puesta por unos jugadores que, ahora, sí lo intentan.

El Dépor parece haber encontrado el camino. Solo cabe esperar que no sea demasiado tarde; mas aún así, si realmente lo fuese y hubiese que bajar, creo que todos vamos coincidiendo en que resulta necesario que la llegada de Fernando Vázquez abra una nueva etapa en el Deportivo. Él posee acreditados conocimientos: sabe lo que es entrenar en categorías inferiores, y en la propia Segunda A; y lo cierto es que su palmarés se antoja clave para construir y cimentar bien el equipo del que tantas veces se ha hablado y con el que tanto parece soñarse: un Dépor de futuro, basado en la cantera y que apueste por la juventud y los jugadores de aquí.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El CD Tenerife acelera fichaje antes de que el Girona se quede sin Stuani
Tapón goleador del Granada CF catapulta fichaje al Rayo Vallecano
El fichaje del Cádiz CF que se va sin debutar siquiera