Escribá elogia el trabajo de sus jugadores y evita hablar del árbitro