Espectador indignado de El Chiringuito asegura que Roncero es Atlético

Un madridista de cuna confiesa su odio al tertuliano más carismático de Mega

Tomás Roncero es seguramente uno de los tertulianos más fanáticos de El Chiringuito de Jugones. Sin embargo, sus apreciaciones están a veces tan lejos de la objetividad que muchos espectadores lo recriminan. La última, un madridista, que ha explotado y ha acusado a Roncero de ser del Atlético, del Sevilla o incluso del Barça.

La acusación se fraguó en las redes sociales, después de una performance de las que acostumbra a protagonizar Tomás Roncero en el plató de El Chiringuito. Roncero irrumpió en el programa y se tiró de forma escandalosa ante la sorpresa de los demás tertulianos y del propio Pedrerol.

Chiringuito Roncero
Tomás Roncero acusado de no ser madridista de verdad

El show de Roncero

Tras revolcarse y dolerse en el suelo admitió que era Memphis Depay y que había sido víctima de un clamoroso penalti. Evidentemente tiraba de ironía como protesta tras el controvertido penalti sobre Memphis que sirvió para que el FC Barcelona lograse los 3 puntos ante el Espanyol en el derbi.

Es evidente que los aficionados del FC Barcelona ya se la tenían jurada al periodista. Porque parece muy claro el fanatismo madridista del que hace gala siempre Tomás Roncero cuando interviene en El Chiringuito. Lo que ya no era tan evidente es que los propios aficionados madridistas se echaran a un lado.

Aficionado quiere a Roncero fuera de El Chiringuito

“Este seguro que es del Atlético, o del Sevilla, o del Barça”, le decía un aficionado visiblemente mosqueado. No le perdonan la poca vergüenza que en sus achaques y lo gafe que resulta cada vez que sentencia a un jugador. Frases célebres como aquella de “Jesé es mejor que Neymar y será Balón de Oro”, es un buen ejemplo.

Al final, Roncero es uno de los tertulianos de El Chiringuito más pasionales. En cada debate que surge, por pequeño o insulso que parezca, Roncero se moja hasta las últimas consecuencias. Defiende cualquier tontería como si fuese la última. Y eso molesta a muchos espectadores. Pero fascina, precisamente, a Pedrerol que es el jefe.

Álex Fernández Mallorca