Espejismo de felicidad

Escribo estas líneas con la intranquilidad del que sabe que algo malo va a pasar, como los elefantes que huyeron de la costa de Sri Lanka al predecir la llegada del terrible tsunami. Pero ni yo soy un elefante ni las malas noticias que se avecinan en el Rayo Vallecano un tsunami, así que no quedará otra que esperar, para luchar por evitarlo, o al menos, ver qué ocurre.En estos momentos creo que hay dos clases de rayistas, los que están felices porque el equipo juega bien, gana, y aspira, aunque cada día menos, a jugar Europa League, y los que además de todo eso, les preocupa lo que pasa fuera de los terrenos de juego, los que piensan en algo más que en ganar, empatar, o perder.Paco Jémez está haciendo un milagro incomparable a algo que mis ojos hayan visto antes con la plantilla que le han dado, el equipo es competitivo, está unido, corre hasta la extenuación y está engrasado tan bien que es capaz de encerrar a sus rivales de vez en cuando en la mayoría de los partidos. Gálvez se consagra, Figueras le quita el puesto a un gran Jordi Amat, Casado recupera el nivel en la recta final de temporada y el Chori levanta a la grada y saca de sus gargantas algún que otro olé. Y todo esto sin hablar de Lass, Trashorras, Leo, e incluso el intermitente, por ponerle algún adjetivo, José Carlos.¿Y si se van todos, incluido Jémez?, ¿a dónde mirarán los que sólo se interesan por el rendimiento deportivo del equipo?, ¿mirarán al palco, o tampoco?Se ha renovado a Felipe Miñambres, un acierto sin lugar a dudas, pero él no mete los goles, los que los meten están sin renovar. No sé si la directiva es consciente de que por cada jugador de la primera plantilla que está rindiendo a buen nivel y que se vaya gratis a otro equipo, Miñambres tendrá que hacer un milagro para hacer un equipo competitivo, otra temporada más. Se tiraba de los pelos la gente cuando se vendió a Michu por 2.5 míseros millones de euros, estando el error no en su venta, sino en su no renovación antes de verano para sacar mayor partido. ¿Qué harán cuando Piti, por ejemplo, se vaya gratis?Me pregunto también a dónde mirarán cuando les suban el precio del abono sin venir a cuento, mientras en otros campos abaratan las entradas para el beneficio del equipo con promociones de todo tipo y facilidades para el aficionado local.Denuncias, registros de marcas, entradas por las nubes, estadio medio vacío, jugadores y entrenador sin renovar, condiciones del estadio deplorables… pero el presidente viendo el Atlético de Madrid – Real Madrid en el Calderón y la gente conforme con la octava plaza del equipo, un oasis de felicidad del que muchos me temo se arrepentirán. Por cierto, ¿habrá pagado Don Raúl la entrada? Hay gente con la que cuando te pones a hablar de los problemas que rodean al Rayo te dicen cosas como: “¡Qué quejicas, con lo bien que vais, deberíais saber que no se puede tener todo en esta vida!”. Y nunca entenderán, que los rayistas cuando sentimos semana a semana la sensación de que el Rayo es menos nuestro, sentimos que nos quedamos sin nada.Escrito por: Jorge YuntaTweet to @JorgeYuntaFotografía: Archivo de Rayo Total (Alejandro Pelayo)!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?'http':'https';if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+'://platform.twitter.com/widgets.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, 'script', 'twitter-wjs');
Adrián Dalmau Rayo