«Este año hay un compromiso brutal»