Este Barcelona no está tan mal, por @CBobante

El Barcelona del Tata Martino no está tan mal. Foto: Agencias

En Can Barça ha habido un cambio radical en la parcela directiva, y deportiva. Nuevo presidente (Sandro Rosell) y nuevo entrenador (Tata Martino). El club culé había dejado un legado imborrable, y muy difícil de olvidar para toda la afición, con la consecución de los seis títulos de Pep en una temporada, el récord de catorce títulos, los 100 puntos con Tito Vilanova, y su doblete con la Liga y la SuperCopa de España, derrotando a un Real Madrid, en el que Ancelotti quería coser la herida que había causado José Mourinho, en el vestuario blanco. Y cuando dos entrenadores, en los que nadie apostaba por ellos en sus inicios, como son el de Santpedor y el de Bellcaire, dejan un legado como el que han dejado, la exigencia es máxima.

Esto es lo que le ha pasado a Gerardo Martino. La sorpresa saltó un 22 de Julio de 2013. Andoni Zubizarreta convoca una rueda de prensa dando como resultado, el sustituto de Francesc Vilanova. Habían muchos entrenadores sobre la mesa: Luis Enrique, Heynckes, incluso Hiddink. Pero Sandro Rosell quiso apostar por un entrenador diferente (que no fuera holandés o catalán), y que mantuviera intacta la condición de mejores del mundo. El ‘Pep Guardiola’ de Argentina, como algunos le apodan, llegó a Barcelona, en un viaje relámpago, para que la baja del preparador de Gerona no se notase.

Adoptando un modelo nuevo para todos los culés, como es un juego más vertical mezclado con el toque, no quiso cambios en defensa, algo que fue muy criticado desde fuera puesto que apostaba por Puyol y Bartra a la que se recuperasen, más aún teniendo a Sergio Busquets, que tiene experiencia en ser central de emergencias. Apostó desde un primer momento también por hacer rotaciones en cada partido, para que todos al final de temporada llegaran fuertes a todos los títulos. La llegada de Neymar daba un plus al Barça para que cuando no estuviera Leo Messi, él hiciera la faena lo mejor posible y que la baja del paisano del Tata no se viera reflejada en el campo. Y el brasileño está respondiendo, tanto en liga, como en Europa, marcando la diferencia cuando el crack azulgrana no está (y cuando está) haciendo partidos memorables, y dando a ver, que la delantera Messi-Neymar, es de las mejores del mundo.

Arrancó la temporada, y de una manera bestial. Sí que es cierto que en cuanto a juego han bajado algo el nivel. Pero como contraposición, han firmado el mejor arranque liguero de la historia del club de la ciudad condal, con seis victorias a favor, en la jornada que ganó a la Real Sociedad por un apabullante cuatro a uno, con una diferencia de 17 puntos sobre el Atlético de Madrid. A día de hoy ha conseguido 16 victorias (sumando liga y champions), de esos partidos, catorce partidos no los ha perdido, y están siendo el equipo menos goleado de la Liga BBVA, con nueve tantos en contra, y el más goleador, con 42 dianas a favor.

La mala costumbre de jugar bien y de ganar, ciega a la afición, y critican al homólogo culé por su supuesto mal juego. Victor Valdés, quedándole poco más de medio año para que pueda escoger equipo, está firmando la mejor campaña de su carrera deportiva desde que se crió en La Masía, convirtiendo al Barça, con sus paradas, en uno de los equipos menos goleados de los últimos años, y teniendo unos registros que son casi iguales que los de Pep Guardiola en el año de los catorce títulos. La derrota del Barça ante el Athletic, y el empate en Europa ante el Ajax, ha abierto la herida en la afición, y los principales medios de comunicación se preguntan si es este el inicio de un fin, a pesar de los resultados que ha cosechado. Como dijo Martino una vez en rueda de prensa: “Está claro que si no eres catalán u holandés, en este club, te condenan en cualquier fallo”.

@CBobante 

obligaciones Laporta