Esteban Gutiérrez, un rookie dispuesto a dar guerra