Eternos rivales pero grandes amigos fuera del campo

Isabel Arroyo Sauces

La rivalidad entre equipos es un hecho que siempre ha existido y siempre existirá, pues sería difícil entender el fútbol sin este tipo de morbo. Aún así, una cosa son los clubes y otra, las personas. Existen algunos casos en los que dos futbolistas de equipos rivales son en realidad tan amigos que parece que la enemistad entre sus clubes y el odio hacia los colores del contrario no va con ellos en la vida diaria:

1. Raúl y Guardiola: Icono madridista e icono culé respectivamente. Rivales en el terreno de juego, íntimos amigos de esos que se van a cenar juntos. Llama la atención que Pep estando en el Barcelona y teniendo a su mando a la mayoría de los últimos campeones del Mundo dijese que Raúl es el mejor futbolista de la historia de España.

2. Iniesta y Dani Jarque: Uno es del Barcelona y el otro, del eterno rival de la misma ciudad, es decir, del Espanyol. Es cierto que cuando muere algún jugador joven, como es el caso del capitán ‘perico’, todos los colores se vuelven uno solo, pero como el de Fuentealbilla perdió a un gran amigo, quiso tener con él el mejor de los detalles: dedicarle el gol con el que España se proclamó campeona del Mundo.

3. Casillas y Xavi: Cuando uno piensa en íntimos amigos que juegan en eternos rivales, seguro que el primer ejemplo que viene a la cabeza es este. Tanto es así que dicha concordia fue digna del Premio Príncipe de Asturias del Deporte en el año 2012, coincidiendo con el triunfo de la tercera Eurocopa de España de su historia.

4. Thiago y Rafinha: En este caso, no se trata de jugadores de equipos que son eternos rivales entre sí, pero sí de dos de las selecciones favoritas a ganar el próximo Mundial de Brasil 2014. De hecho, en la pasada Copa Confederaciones se pudo palpar las ganas que le tiene la ‘Canarinha’ a la Roja a través de los pitidos por parte de los aficionados brasileños hacia España. Thiago y Rafinha, si finalmente son convocados, pelearán con uñas y dientes por la copa más preciada del fútbol, pero sin olvidar que ellos dos en concreto tienen la misma sangre en sus venas.

5. Arbeloa y Filipe Luis: Uno es ‘merengue’ y otro, ‘colchonero’. Aún así, ambos futbolistas son grandes amigos desde que se conocieron jugando juntos en el Real Madrid Castilla. El destino los llevó a equipos enfrentados, pero la amistad entre ambos ha prevalecido por encima de la rivalidad entre sus respectivos clubes.

6. Piqué y Cristiano Ronaldo: Quizá no se consideren los mejores amigos del mundo, pero sí muy buenos compañeros ya que en su momento coincidieron jugando juntos en el Manchester United. De hecho, Piqué siempre defiende a Cristiano cada vez que se le tacha de prepotente alegando que él lo conoce muy bien y es un chico muy correcto y formal.

7. Guillermo Tambussi y Fabricio Lenci: El año pasado, el primero jugaba en el San Martín de Tucumán y el segundo, en el Atlético Tucuman, rivales en el Torneo Argentino A. Ambos futbolistas coincidieron jugando en el Crucero del Norte y de ahí su estrecha amistad. Además, sus respectivas mujeres también son amigas entre sí. El día que Tambussi debutó con el ‘Santo’, precisamente ante el equipo de su amigo, afirmó que había apostado con Lenci que el que perdiera el partido, pagaría un asado a la familia del otro.

8. Gago e Higuaín: En Argentina fueron eternos rivales con Boca Juniors y River Plate respectivamente. Sin embargo, el destino de ambos se cruzó cuando el Real Madrid llamó a la puerta de los dos prácticamente a la par. Tanto el ‘Pintita’ como el ‘Pipita’ eran muy jóvenes por aquel entonces y era la primera vez que cruzaban el charco para jugar en Europa. Fue en ese momento cuando olvidaron rivalidades y empezaron a apoyarse mutuamente. En su momento se habló también de una mala relación entre ellos a posteriori, pero al final, no trascendió nada más que a modo de rumor.

9. Eusebio y Di Stéfano: Nunca coincidieron en el mismo equipo, pero tampoco jugaron en clubes enemigos. La rivalidad entre el portugués y el hispano-argentino era más bien por ver quién de los dos era el mejor futbolista del mundo. Aún así, fuera de los terrenos de juego siempre se llevaron muy bien. De hecho, cuando murió Eusebio, Di Stéfano no dudó en recordar que el portugués “ha sido todo un ejemplo como futbolista y como persona”.

10. Pirri y Asensi: Son las viejas glorias de Real Madrid y Barcelona respectivamente. La rivalidad y la tensión que han masticado en el aire en cada Clásico que han disputado en común cada uno defendiendo sus colores difiere mucho de lo que luego eran una vez se quitaban las botas y se iban a la calle. Ambos lo reconocen: “Fuimos grandes rivales, pero somos mejores amigos”.

11. Deulofeu y Luis Alberto: Se hicieron amigos jugando juntos en el Barça B. Esta temporada, el primero de ellos está cedido al Everton y el segundo fichó por el Liverpool, eternos rivales de la ciudad de Los Beatles. El trabajo es el trabajo, pero bajo cuerda, son inevitables las bromas entre los ex compañeros, los cuales reconocen sentir admiración mutua.

@Isabel_Arroyo

Fernando Llorente