FICHAJES: ASIGNATURA PENDIENTE… por ALBERT ARTASONA

A excepción de la temporada pasada donde el Real Madrid fue superior al Barça los azulgranas han vivido su época mas dorada durante los últimos cinco años, dejando boquiabiertos a propios y extraños con un juego vistoso a la par que efectivo. Ningún culé podrá olvidar la trayectoria del equipo durante todo este tiempo pero lo cierto es que los éxitos deportivos han restado importancia a una nefasta gestión en cuanto a fichajes se refiere, ya que el club ha dilapidado millones y millones de euros en operaciones que a posteriori han resultado ser un fracaso de grandes dimensiones. Pep Guardiola como entrenador y Txiki Beguiristain primero y Andoni Zubizarreta después como directores deportivos han sido los principales artífices de la mala gestión a la hora de contratar nuevos jugadores, algo que de no ser por la magnifica marcha del equipo hubiera sido un lastre demasiado pesado para el club.Cesc y Alexis son solo los últimos ejemplos de una larga lista de nombres de jugadores que han sido adquiridos a un precio desorbitado creando una expectativas de futuro que desgraciadamente no se han cumplido. El caso del chileno llama la atención puesto que su fichaje venia avalado por haber sido nombrado mejor jugador de la liga italiana la anterior campaña a la de su llegada a can barça, algo que ya de por si era garantía de éxito en su contratación, pero a la hora de la verdad nada de nada, los 27 millones de euros mas los variables que pagó el club azulgrana parecen haberse tirado por la borda a la espera de si la venta del chileno el próximo verano puede devolver algún dinero a las arcas del club que haga menos complicada la amortización de su fichaje.Dentro de lo que cabe el rendimiento de Alexis no está siendo ni mucho menos el esperado, es mas ha acabado por desesperar a los que pedían paciencia en su aclimatación a la liga española, pero el chileno goza de una cosa de la que no dispone su compañero en esta instantánea, autocrítica. A diferencia de Cesc, "el chico maravilla" afirma no estar rindiendo a su mejor nivel (algo que es obvio) y reconoce su mal momento de juego (momento que dura ya año y medio), algo que ni se le pasa por la cabeza a Fabregas que después de marearnos verano si y verano también con el culebrón interminable de su llegada al Barça nos brinda una mala actuación tras otra cada vez que salta al terreno de juego.Este caso me parece ya de juzgado de guardia, después de ver como se marcha del club a traición y sin dejar ni un solo euro en las arcas azulgranas se le ficha por un montante de unos 40 millones de euros, y después de ser silbado en alguno de los partidos debido a su bajo rendimiento el seguidor culé tiene que escuchar en declaraciones del mismo Cesc que a él se le exige mas que a sus compañeros y que por cada partido malo que hace se le restan diez de buenos. Lo peor de todo esto es que la obsesión por hacer encajar a Cesc en el engranaje azulgrana es tal que a pesar de su rendimiento deberemos verlo vestido de azulgrana mas de lo que a muchos culés nos gustaría.Estos son solo dos ejemplos del dinero dilapidado en fichajes durante la era Guardiola, tan solo con estos dos jugadores los costes sin contar las fichas de cada uno es de unos 70 millones de euros, pero solo es el principio.El primer año del de Santpedor en el banquillo del Barça llegan al club entre otros el bielorruso Alexander Hleb y el uruguayo Martin Caceres, la suma del importe de sus fichajes asciende a unos 35 millones de euros, y tan solo forman parte de la plantilla esa temporada. Ambos jugadores acaban abandonando el club sin recibir ningún importe a cambio de su marcha, son los primeros ejemplos del dinero dilapidado por el club invirtiendo mucho en los servicios de un jugador y no recibiendo nada a cambio ni en lo que se refiere a lo que económico ni en el rendimiento del deportista.Entre los años 2008 y 2009 el club contrata sin el consentimiento de Guardiola a dos brasileños totalmente desconocidos, Henrique y Keirrison cuestan un total de unos 35 millones de euros, ni uno ni el otro disputan si un solo minuto en partido oficial y son desvinculados del club sin recibir nada a cambio, francamente un auténtico suicidio económicoLa temporada 2009-2010 es la peor en cuanto a mala gestión por parte de entrador y director deportivo, ya que después de que Guardiola se encapriche de un defensa ucraniano totalmente desconocido para el seguidor azulgrana llamado Dmitro Chigrinskiy el club paga al Shaktar Donetsk unos 25 millones de euros por los servicios del jugador, el cual abandona el equipo de vuelta a su club de origen una temporada mas tarde por la mitad de lo que costó.Y como traca final del despilfarro sucedido durante estos años el caso de Zlata Ibrahimovic se lleva la palma de lo irracional. Después de que el técnico de Santpedor decidiera deshacerse del camerunés Samuel Eto'o el club baraja diversas opciones para poder solucionar la marcha del ariete africano y la contratación de un delantero del gusto del entrenador. Cuando aparece la opción del sueco la posibilidad de que Eto'o recale en un equipo como el Inter haciendo un trueque entre ambos jugadores con la inclusión de una suculenta cifra de dinero por parte del Barça es la única opción que contenta al africano, que no esta dispuesto a ser moneda de cambio en ninguna otra operación que no sea esa. En resumen el club azulgrana termina pagando unos 45 millones de euros mas el jugador camerunés que el club tasa en 20. Un año mas tarde el Barça vende al sueco al Milan cansado de su indisciplina y del mal carácter de este por unos 21 millones de euros, de manera que las perdidas de la operación son de unos 24 millones mas Samuel Eto'o, parece de chiste que te deshaces de un jugador por su mal carácter y pagas el doble por otro que sabes de sobras que es aun peor que el anterior, tan surrealista como un cuadro de Dalí.Sin duda el talón de aquiles azulgrana está en la contratación de nuevos jugadores, si bien es cierto que durante estos años también se han realizado fichajes con éxito como puedan ser los casos de Pique, Alves, o Jordi Alba, un equipo con la cantera de que dispone el Barça no debería dilapidar tanto dinero en operaciones de tal calibre, puesto que si todos y cada uno de los jugadores que he nombrado en este articulo no hubieran sido fichados y se hubiera colocado en su lugar a un joven del filial no creo que lo hubiera hecho mucho peor y no se habrían tirado mas de 150 millones de euros por la alcantarilla.Otra reflexión que me viene a la mente es pensar que hubiera ocurrido si toda esta cantidad de dinero se hubiera invertido en jugadores que hubieran dado un buen rendimiento en el club, probablemente estaríamos hablando del Barça que en cinco años no dejó escapar ni un título, ya que si al rendimiento de este equipo le añadimos la aportación de mas jugadores de calidad como debían haber sido todos los casos nombrados el palmarés del club podía haber sido aun mas escandaloso de lo que ya es.Visto lo visto lo único que podemos hacer los culés es dar gracias de que todos estos errores a la hora de la contratación de nuevos jugadores hayan coincidido con el ciclo mas glorioso del Barça, de lo contrario los años en que Joan Gaspar estuvo al mando del F.C.Barcelona podían haber parecido un juego de niños comparado con la posible crisis tanto institucional como económica que podía haber sufrido el club si los resultados no hubieran acompañado.ALBERT ARTASONA / entornoalbalon.com
Sevilla En-Nesyri