La serie pendiente de un nuevo giro

Para mantener el éxito de una serie durante tantos años, la presencia de personajes secundarios debe sufrir una constante evolución del personaje, llegando incluso a rozar el convertirse en uno de los principales. Algo que también ha pasado con “La que se avecina” en multitud de ocasiones hasta ahora.

En la serie hemos visto como personajes sin fundamento llegaban y, sin darnos cuenta de ello, lograban un hueco en nuestros corazones, lo que les hacia importantes de cara a las tramas que acontecen en Mirador de Montepinar. Uno de estos personajes es Clarita, la prima de Yoli, quien llega a la serie tras una conquista de Amador.

La que se avecina

Clarita también llega con Agustín, un personaje con multitud de personalidades y a quien la prima de Yoli define como un perdedor, lo que provoca más inseguridad en él. Pero Clarita ve que su oportunidad de ser un triunfador pasa por convertirse en presidente de la comunidad y no duda ni un segundo en lograrlo incluso comprando votos.

Esta corrupción le lleva a perder las elecciones y a Agustín lograr sacar fuerzas para que uno de sus personajes luche contra Clarita. Esto no provoca más que la audiencia elija entre la supervivencia en “La que se avecina” de uno de los dos. Y todo parece indicar que Agustín ha logrado hacerse un hueco en los espectadores.

Este motivo hace que la posible marcha del personaje de Clarita le dé más libertad a un Agustín ya de por sí ansioso por tener rienda suelta y sorprender a los demás habitantes de Mirador de Montepinar, o donde se vayan a mudar ahora que el cambio parece una obligación física más que de guión.