Fuerte pitote en Servir y proteger con los pandilleros del metro

El clan criminal sigue haciendo de las suyas y los vecinos piden más apoyo policial

Está claro que en Servir y Proteger no tendremos un solo día donde reine la paz y la tranquilidad, en esta ocasión son un grupo de pandilleros los que aterrorizan a los vecinos de Distrito Sur. Se hacen llamar Los Escorpiones, y ahora son el nuevo dolor de cabeza para la comisaría donde Claudia Miralles ya tiene suficiente con lo del Fantasma.

Ya son varias llamadas las que han recibido en la comisaría avisando que hay una presencia de varios jóvenes, los cuales se están dedicando a actividades ilegales y bastante peligrosas. Estos merodean por toda la ciudad pero su lugar favorito es el metro. Por esta razón, cualquier persona que aborde el medio de transporte correrá gran peligro.

pandilleros servir proteger
Marcos solo quiere ayudar a Andy para que salga de la banda criminal, pero este le recrimina con navaja en mano.

Un personaje importante en Servir y Proteger corre peligro a causa de uno de los pandilleros

El hijo del comisario Emilio Bremón está en graves aprietos y todo por relacionarse con uno de los pandilleros. Hablamos de Marcos, quien ha está convenciendo a Andy, miembro de los Escorpiones, a que salga de la banda criminal. Claro está que el hijo del jefe policial también tiene la ayuda por parte de Carol y Julia.

En el proceso, el resto de los pandilleros descubren las intenciones de Marcos y Andy y estos terminan por echar a este último de la pandilla. El joven que siempre ha carecido de todo afecto siente un frío tremendo por haber sido expulsado de lo que él consideraba como una familia, y no duda en amenazar a Marcos con una navaja por el percance.

Siguen los problemas en la cárcel y si Lidia no se da prisa, habrá una nueva baja en Servir y Proteger

Hanna ha tomado el toro por los cuernos. Y ha revelado que efectivamente fue ella quien delató a Beka por la venta de estupefacientes adulterados en el penal. De paso, impidió que la pandillera le diera una fuerte golpiza a Vega, la cual creían que era la soplona. Por supuesto que Beka no se quedará de brazos cruzados, y ya planeará algo para vengarse de la ucraniana.

Mientras tanto, Lidia sigue reuniendo pruebas para demostrar que su novia es inocente de todo lo que se le acusa. La policía ya contrató un abogado y con este espera lograr sacar al amor de su vida. Por otra parte, Vega y Hanna empiezan a contemplar una alianza para sobrevivir de las barbaries que les tienen preparadas en la prisión.

fantasma servir proteger