Es noticia:

El virus del camello ataca a Francia en el Mundial de Qatar

Una peculiar enfermedad originaria del desierto hace saltar las alarmas en la concentración del actual campeón del mundo

A las puertas de la gran final del Mundial de Qatar, la gran preocupación en la concentración de Francia es el brote de llamado virus del camello. Una afección respiratoria que, según la OMS, es más letal que el coronavirus y tiene una tasa de mortalidad del 35 por ciento. Hay varios futbolistas franceses con síntomas de este novedoso virus.

Si ya en la semifinal ante Marruecos, Deschamps no pudo contar ni con Upamecano ni con Rabiot, ahora se han unido tres futbolistas más. Kingsley Coman, Varane y Konaté son los otros futbolistas de Francia con síntomas del virus del camello. De momento son síntomas leves, pero la preocupación va en aumento.

virus del camello francia
Rabiot y Upamecano ya se perdieron la semifinal ante Marruecos

Preocupación ante posibles bajas

No es nada habitual ver a jugadores de élite perderse un partido de la dimensión de unas semifinales de una Copa del Mundo si no es por una lesión que impida por completo la participación. Tiene que ser algo muy doloroso para que un futbolista renuncie y un proceso gripal generalmente no impide a ningún deportista rendir a un nivel aceptable.

Pero la realidad es que tanto Upamecano como Rabiot no estuvieron ante Marruecos. Puede que haya sido una decisión de Deschamps, que cuenta en su plantilla con jugadores del nivel de Konaté o Fofaná, que hacen que no se note si juegan unos u otros. Francia ganó y se metió en la final.

El virus del camello se ceba con Francia

Sin embargo, si realmente Deschamps, lejos de reservar a Upamecano y Rabiot, no los pudo alinear realmente porque estaban mal, la preocupación de cara a la final se multiplica por mil. Porque si Varane y Konaté se unen a Upamecano, la defensa de Francia se queda en cuadro.

Este virus del camello que se ha colado en la selección de Francia, también es conocido como el síndrome respiratorio de Oriente Medio. Se transmite a través de un insecto que suele incomodar mucho a los camellos. Hemos visto estos días cómo, pegado a los lugares de concentración de las diferentes selecciones, es habitual ver camellos y dromedarios en todas partes, ya que se usan para transporte, para atraer turismo… Un problema que esperemos que no empañe la gran final que se avecina entre los equipos de Francia y Argentina. Esperemos hablar de una fiesta del fútbol y no lamentar posibles bajas.

EGD Celta