Entre lo prohibido y lo pendiente