Gameiro evita la invasión malaguista en el Pizjuán (2-2) → Crónica

Bonita batalla la que han protagonizado Sevilla FC y Málaga CF en el Sánchez Pizjuán, la cual acabó con empate a dos tantos.  El encuentro vivió entre un conjunto, el visitante, que quería llevarse el triunfo e hizo méritos para ello, y otro, el local, que salió vivo gracias a la inspiración de Gameiro, autor de dos goles.

El inicio del enfrentamiento, en contra de lo que muchos pudieran esperar, se decantó claramente a favor de los de la Costa del Sol. Así, sólo una gran intervención de Varas a disparo de Morales, y la mala puntería de Fabrice, en el rechace posterior, evitaron que el 0-1 se instaurara en el marcador (9’).  Y es que los de Unai Émery estaban irreconocibles en estos primeros compases.

Con los suyos viéndolas venir,  fue Bacca quien  los sacó de la cueva. No obstante, la diosa fortuna compensó el gran inicio del Málaga mandando el remate del sevillista al palo de la portería defendida por Caballero (27´’). Claro que poco o nada tuvo que ver la suerte en un disparo que Cala, libre de marca en el segundo palo, mandó incomprensiblemente por encima del marco forastero (36’).

Lo mejor estaba por venir. A partir del minuto 40, el partido entró en un tobogán propio de la mejor montaña rusa de la competición. Así, Morales adelantó al Málaga en un lanzamiento desde la frontal del área, aprovechando la pasividad de la defensa hispalense (0-1, 40’). Error de sus compañeros que subsanó Gameiro con un remate de cabeza ilegal, ya que se encontraba en fuera de juego (1-1, 44’).  El gol dio alas a unos sevillistas que no se fueron al descanso con ventaja porque Caballero decidió sacar a pasear la capa de superhéroe en el tiempo añadido.

El arranque de la segunda mitad fue calcado al de la primera. El Málaga con hambre e intención de hacer el 1-2, y el Sevilla como si la cosa no fuera con ellos. Así, un mal pase de Cala a Varas, a punto estuvo de aprovecharlo Duda para poner en ventaja a los visitantes (53’). Por suerte la hinchada local, el susto sólo se quedó en eso, en un susto.

No obstante, la grada del Pizjuán ya no volvería a respirar con tranquilidad en todo lo que quedó de noche. Y es que las ocasiones de los hombres de Bernd Schuster se fueron sucediendo hasta que llegó lo inevitable: que el cántaro se rompiera de tanto ir a la fuente. El encargado de resquebrajarlo en mil pedazos fue Roque Santa Cruz, quien no rechazó la invitación que le supuso un gran pase de Darder (1-2, 68’).

Sin embargo,  cuando todo hacía indicar que el Málaga controlaría el luminoso de una vez por todas, ahí estuvo de nuevo Gameiro para, como en el primer tiempo, revivir las peores pesadillas del conjunto blanquiazul. Centro de Rakitic y el nuevo fichaje del Sevilla subió otra vez las tablas al marcador con un remate con la testa (2-2, 71’). El tanto dejó el encuentro en un pañuelo. No obstante, ninguno de los dos conjuntos fue capaz de desenvolverlo.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
El Hormiguero ridiculiza de nuevo a Fernando Simón por orden de Pablo Motos
Trucos WhatsApp: cómo sortear el tick azul y escuchar audios sin dejar huella
Rafa Nadal en La Resistencia asesta golpe definitivo a David Broncano