Gato por liebre en el fichaje de Edinson Cavani por el Atlético

Fichaje de última hora de la directiva para contentar a la afición y al técnico Simeone

El fichaje de Edinson Cavani por el Atlético de Madrid es ya una tarea irrealizable y esto se debe, como suele ocurrir en este tipo de negociaciones millonarias, a cuestiones económicas. El uruguayo no será el fichaje estrella que los aficionados colchoneros tanto esperaban, y Enrique Cerezo ha tratado de aplacar un poco los ánimos trayendo al Metropolitano a un viejo conocido: Yanick Ferreira Carrasco, que viene de China.

Aunque muchos periódicos daban por sentada la llegada del charrúa a la capital a principio de enero, la realidad es que el fichaje nunca estuvo tan cerca de materializarse. Y es que la historia alrededor del -no- fichaje de Cavani por el Atlético tiene varios puntos álgidos.

Primero, Gil se trasladó a París para intentar iniciar las negociaciones, pero el PSG se cerró en banda. Después, el club madrileño fue lanzando ofertas, a cada cual más jugosa (5, 8, 15, 20 millones…), pero el club francés seguía obstinado en conservar a su delantero. Todo apuntaba a que el fichaje, de producirse, tendría que esperar hasta la siguiente apertura del mercado, o lo que es lo mismo, hasta junio.

Entonces, ¿por qué tanta insistencia por parte del Atlético? La respuesta es simple y tiene nombre propio: el Cholo Simeone. El míster no está del todo contento con la gama de goleadores de los que dispone, y no es para menos, pues los números de cara a portería del equipo en esta primera mitad de Liga son de todo menos entusiasmantes. Pero no todo estaba perdido todavía: desde Madrid se sacaron un carta de debajo de la manga y enviaron a Walter Fernando, hermano del atacante, a cerrar la operación.

Walter viaja a París y, ¡voilá! Convence a su hermano. De hecho, el delantero renuncia a ser convocado los 5 próximos partidos por su equipo y, además, rechaza las ofertas que tenía sobre la mesa de Chelsea, Manchester United e Inter de Miami (esta última, por cierto, tres veces superior a la del Atlético), pero no se consigue el objetivo de convencer al PSG. Entonces, Walter Fernando se vuelve a reunir con Gil en Madrid y, entre los 3 (hermano, Gil y club) preparan una nueva oferta.

Es en este punto donde el Atlético opta por rebajar las expectativas de Gil y Walter y, al hacerlo, las ofertas difieren en unos 15 millones de euros por cuestión de sueldo de jugador. Y es aquí, por fin, donde se acaba la historia de una negociación entre dos clubes que, en realidad, no querían llevar a cabo. Cavani y el Cholo tendrán que posponer su encuentro, quién sabe, ¿hasta junio?.

Nabil Fekir