Gato por liebre en el fichaje de Edinson Cavani por el Atlético

Fichaje de última hora de la directiva para contentar a la afición y al técnico Simeone

El fichaje de Edinson Cavani por el Atlético de Madrid es ya una tarea irrealizable y esto se debe, como suele ocurrir en este tipo de negociaciones millonarias, a cuestiones económicas. El uruguayo no será el fichaje estrella que los aficionados colchoneros tanto esperaban, y Enrique Cerezo ha tratado de aplacar un poco los ánimos trayendo al Metropolitano a un viejo conocido: Yanick Ferreira Carrasco, que viene de China.

Aunque muchos periódicos daban por sentada la llegada del charrúa a la capital a principio de enero, la realidad es que el fichaje nunca estuvo tan cerca de materializarse. Y es que la historia alrededor del -no- fichaje de Cavani por el Atlético tiene varios puntos álgidos.

Primero, Gil se trasladó a París para intentar iniciar las negociaciones, pero el PSG se cerró en banda. Después, el club madrileño fue lanzando ofertas, a cada cual más jugosa (5, 8, 15, 20 millones…), pero el club francés seguía obstinado en conservar a su delantero. Todo apuntaba a que el fichaje, de producirse, tendría que esperar hasta la siguiente apertura del mercado, o lo que es lo mismo, hasta junio.

Entonces, ¿por qué tanta insistencia por parte del Atlético? La respuesta es simple y tiene nombre propio: el Cholo Simeone. El míster no está del todo contento con la gama de goleadores de los que dispone, y no es para menos, pues los números de cara a portería del equipo en esta primera mitad de Liga son de todo menos entusiasmantes. Pero no todo estaba perdido todavía: desde Madrid se sacaron un carta de debajo de la manga y enviaron a Walter Fernando, hermano del atacante, a cerrar la operación.

Walter viaja a París y, ¡voilá! Convence a su hermano. De hecho, el delantero renuncia a ser convocado los 5 próximos partidos por su equipo y, además, rechaza las ofertas que tenía sobre la mesa de Chelsea, Manchester United e Inter de Miami (esta última, por cierto, tres veces superior a la del Atlético), pero no se consigue el objetivo de convencer al PSG. Entonces, Walter Fernando se vuelve a reunir con Gil en Madrid y, entre los 3 (hermano, Gil y club) preparan una nueva oferta.

Es en este punto donde el Atlético opta por rebajar las expectativas de Gil y Walter y, al hacerlo, las ofertas difieren en unos 15 millones de euros por cuestión de sueldo de jugador. Y es aquí, por fin, donde se acaba la historia de una negociación entre dos clubes que, en realidad, no querían llevar a cabo. Cavani y el Cholo tendrán que posponer su encuentro, quién sabe, ¿hasta junio?.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Nuevo Peugeot 2008 tira la casa por la ventana para competir con el Audi Q2
Tom se arrastra en La Isla de las Tentaciones para recuperar a Melyssa
El reloj Garmin que da mil vueltas incluso al Apple Watch