Gerard Piqué regaña a Munir en los vestuarios por robarle otra manita

Ayer era una noche mágica para Piqué, ya lo había dicho, venía cachondo al Clásico y había conseguido la sinfonía que llevaba tiempo buscando. La ausencia de Messi en la primera mitad le sirvió para ser el centro de todas las miradas, y cuando el público estaba más enfadado con cualquiera menos con él, estuvo muy cerca de recuperar esos sentimientos de odio con una de las últimas jugadas.

Gerard Piqué/Agencias

El equipo de Luis Enrique marcó cuatro pero gozó al menos de otras dos ocasiones. Una de ellas la tuvo Munir en sus botas pero la lanzó fuera. A su lado estaba Piqué que se había acoplado como delantero centro para llevarse la manita en el bolsillo pero el canterano pensó que tenía buena posición y lo intentó.  Ya en los vestuarios, el defensa colgó una foto y un mensaje en el que se lamentaba de no haber sido el destinatario de ese balón.

Betis Riqui