Grandeza no es sinónimo de lejanía