Guaita, como anillo al dedo