La tensión que se vive actualmente entre Gareth Bale, gran deseo del Real Madrid, y la directiva del Tottenham es tan grande, que a estas alturas del culebron ninguno de los implicados se molesta en disimular. Tras las palabras de Villas- Boas descartando la salida del jugador, la respuesta por parte de agente del galés no ha tardado en llegar: “Bale está muy disgustado con su entrenador por lo que dijo en Mónaco y está pensando no ir ni siquiera a la Ciudad Deportiva esta semana porque en estos momentos está muy contrariado”. Es decir, que la última medida de presión del zurdo sería no ir a entrenar con su club.

Por si eso fuera poco, el Tottenham también ha amenazado al futbolista con dejarlo un año en el banquillo sin jugar como su actitud no cese. La secretaría técnica asiste sorprendida a las reaccioes de un futbolista que siempre fue bueno con el club y tras haber sellado el acuerdo con el Madrid, ahora se plantean dejar todo de lado y adoptar una medida ejemplar, para evitar así fugas futuras.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Pasapalabra pone fecha para repartir el bote ¿Pablo o Luis?
Nueva función de WhatsApp enviará anuncios a los usuarios
El parche del Athletic para tapar problema crónico con Yuri Berchiche