Guinea quiere abrir una escuela granota