Gullit, Gordillo y el Balón de Oro del 87