Hamilton apuesta por “jugar más duro”