“Han sido seis minutos de éxtasis y locura”