"Hemos estado en manos de gestores del deporte realmente sinvergüenzas"