«Hemos tenido tres errores muy graves», asume Garai