Howard Kobe, ¿la confirmación de un vestuario roto en los Lakers?