Humor indecente en First Dates rompe formalidad de Carlos Sobera

El programa de citas nos trajo uno de los momentos más escatológicos de la emisión en una cita con final feliz

First Dates es uno de los programas de citas más vistos de la televisión, y no es para menos. El programa de Carlos Sobera consigue unir a lo más curioso de cada casa, sino que se lo digan a Omar, que se quedó a cuadros cuando su cita Mireia comenzó a bailar para mostrar todos sus encantos al chico. O sino a Violeta, que le tocó tener una cena romántica con el Che Guevara del Siglo XXI. O así es como él mismo se autodenominaba.

Pero esto no queda ahí, y es que cada noche nos sorprende dando un paso más en sus momentos de encuentros entre dos de sus participantes. Uno de los que más llamaron la atención en las redes fue cuando apareció Pablo. El joven, auxiliar de vuelo de profesión, llevó a su compañera de cita una bola del mundo para que desde el primer momento supiera a lo que se dedicaba y lo que le gustaba. Pero ese no fue el momento más divertido.

First Dates

Y es que en First Dates cualquier cosa puede pasar, y cuando menos te lo esperas llega alguien y te sorprende. Para cenar con el joven, llegó Ryanne, una joven coreana afincada en Barcelona que escondía un curioso secreto. No tiene sentido del olfato. Es decir, cualquier olor ya sea bueno o malo pasa desapercibido para ella.

Esto, además de dejar sorprendido a Pablo, hizo que se lo tomara con humor alegando que con ella podría tener total libertad para dejar fluir sus necesidades fisiológicas. Parece que esto provocó las risas de ambos, y la química en First Dates era palpable.

First Dates

Por ello, y después de una cena donde los dos se sintieron muy cómodos, ambos optaron por tener una segunda cita fuera del programa. Para Pablo iba a ser una nueva oportunidad para conocerse mejor, ya que afirmó estar seguro de tener muchas más cosas en común. Para Ryanne una nueva oportunidad para divertirse, ya que como ella dijo se había reído mucho con él.

Borja Iglesias Celta