Iraola: “La diferencia entre ganar y perder el sábado es enorme”