La última foto de Irina Shayk ha dejado boquiabierto a sus seguidores

La supermodelo Irina Shayk está por la labor de olvidar, de una vez por todas, al actor Bradley Cooper, con el que tiene un hijo. Tras una relación que toco a su fin debido a que se acabó el amor -en parte por la aparición estelar de Lady Gaga-, la modelo se ha puesto manos a la obra para olvidarlo de una vez por todas.

Sin embargo, lo que nadie podía imaginar es que para olvidarlo iniciaría un romance con una persona anónima y no especialmente bello. Un paso que le han criticado enormemente en las redes sociales a Irina Shayk. A pesar de ello, Irina Shayk ha tomado la decisión de mostrar cuerpazo para callar las críticas.

Irina Shayk

Un vestido rojo de infarto con el que está dispuesta a desvelar que es una modelo que no pasa de moda, y que por supuesto no necesita tener a ningún famoso (como Cristiano Ronaldo o Bradley Cooper) a su lado. Un síntoma que desde luego ha despertado con dicha vestimenta.

El traje en sí tiene un color rojo pasión unido a que está precisamente muy pegado al cuerpo, lo que realza aún más si cabe su figura. Es por ese instante, que Irina Shayk no ha dudado en querer dar un golpe sobre la mesa, y demostrar que pocas personas son capaces de lucir como ella.