Isco pone final feliz al debut oficial de Ancelotti (2-1)

Sufrida, muy sufrida victoria del Real Madrid en el estreno de la temporada y de Ancelotti como técnico merengue. En un encuentro que los locales tiñeron de blanco en la segunda parte tras una dubitativa primera mitad, fue finalmente el también debutante Isco, con una asistencia y un gol salvador, el que propició que un guerrero Betis acabara hincando la rodilla en el Santiago Bernabéu (2-1).

Con la noticia de que fue Diego López el que estuvo bajo los palos, el conjunto merengue salió a por todas desde el primer instante. Así, en el minuto 2, el colegiado anuló de manera correcta un gol a los pupilos de Ancelotti por fuera de juego de Marcelo. La respuesta de los andaluces, que no querían ir a remolque, no se hizo esperar. Apenas un par de jugadas después, el portero blanco se vio obligado a lucirse ante un gran remate de cabeza de Molina, a centro de Nacho. Un poco más de suerte tuvo acto seguido el cancerbero merengue. Y es que el mencionado Molina no acertó a definir ante una salida un tanto arriesgada de éste.

Tanto fue el cántaro a la fuente madridista que al final se rompió. Una arrancada brutal del centella Cédric, que dejó atrás a Sergio Ramos, fue aprovechada por Molina para empujar a placer el balón al fondo de las mallas locales (0-1, 14′). Claro que apenas se había recuperado el conjunto blanco del golpe, cuando en otra rápida jugada de Cédric, a punto estuvo Verdú de convertir en el 0-2. El Real Madrid estaba grogui y a la espera de que alguno de sus jugadores estrella se pusiera la capa de superhéroe. Y es que cada vez que lo intentaba, el linier le pillaba una y otra vez en fuera de juego. Y cuando no, Benzema no acertaba a definir.

En cualquier caso, a base de llegadas, el Real Madrid le volvió a coger el pulso al partido. Así lo demostraron Cristiano Ronaldo y el propio Benzema en sendos remates que se marcharon fuera. No obstante, era cuestión de tiempo que llegara el empate.Fue en un gran pase de Isco a las espaldas de la zaga verdiblanca, cuando el delantero francés acertó por fin de cara al marco bético para alegría de la grada del Bernabéu (1-1, 27′).

Eso sí, el siguiente que estuvo a punto de marcar fue el visitante Nosa, cuyo remate de cabeza en un córner se estrelló en el larguero cuando la afición madridista ya se temía lo peor. Hecho que templó el ímpetu del Real Madrid. Más aún cuando Cédric sufrió un posible penalti de Carvajal que el colegiado decidió no señalar. Y es que el centro del campo blanco se veía superado una y otra vez por el bético. Por suerte para los locales, el marcador se fue con tablas al descanso.

El Real Madrid volvió de vestuarios dispuesto a cambiar el sino del luminoso. No obstante, el larguero estuvo esta vez de parte de los sevillanos repeliendo un disparo de Cristiano Ronaldo a los treinta segundos de la reanudación. Mientras, en la segunda ocasión, Benzema no acertó a definir a bocajarro con todo a favor, tras un centro raso de Marcelo al segundo palo. Cuando mejor estaban los blancos, el ritmo del encuentro se vio interrumpido por una lesión de Khedira, que se vio obligado a abandonar el terreno de juego en favor de Casemiro (56′).

El Betis, que cada vez tenía menos la pelota, se vio instado a cavar una trinchera en torno a su portería a la espera de algún contragolpe que le insuflara algo de aire.Y es que los pupilos de Ancelotti empezaron a verle las orejas al lobo y se lanzaron descaradamente sobre el campo contrario. La entrada de Di Maria, con más de 20 minutos por delante, acabó por dar el toque de corneta al séptimo de caballería blanca. Así, Cristiano Ronaldo, en una acción en la que no vio a Benzema sólo en el segundo palo, y luego, en una falta que despejó a córner Andersen, envió los primeros avisos serios de las intenciones blancas (70′).

Más cerca del tanto estuvo aún el ’22’ del Real Madrid. Sin embargo, para desilusión de parte de la grada, su disparo se fue al lateral de la red de la meta bética. El encuentro era ya un monólogo merengue, no obstante, la ansiedad empezaba a sobrevolar ya el Santiago Bernabéu. Ancelotti gastó su última bala en la figura de Morata, que sustituyó a un pitado Benzema (81′). En cualquier caso, el salvador del Real Madrid fue Isco, que, de cabeza, convirtió en gol un medido centro desde la izquierda de Marcelo cuando el encuentro agonizaba (86′). Hecho que propició que los madridistas pudieran comer perdices tranquilos tras el pitido final


Real Madrid 2-1 Real Betis Footyroom.com por Futbol2101

Fernando Llorente