Iván: “El vestuario tiene los pies en el suelo”