Jaime bate récords en First Dates como comensal más friki de siempre

Cuando pienses que tienes mala suerte en el amor, solo recuerda que existe este comensal

Como si se tratara de una broma o un cruel chiste, Jaime contó en First Dates su desafortunada historia y sus malas rachas en el amor. El comensal se declara como un friki y un amante empedernido de los videojuegos. Sin embargo, dice que también está muy interesado en tener una persona con cual compartir sus gustos y su pasión por las consolas de juego.

Hasta el momento todo iba bien, pero cuando empezó a contar sus experiencias en sus relaciones sentimentales, fue cuando dejó en shock a todos. “Mi primera novia no me presentó a su familia en tres años; la segunda me llegó a dejar 93 veces en año y medio; y de la tercera mejor no hablamos”. ¡Vaya anti récord el que carga nuestro comensal!

First Dates Jaime
Los gustos de Jaime y Amatista fueron en sentido contrario, y eso perjudicó la cita.

Jaime se sinceró en First Dates sin importar que su cita no lo comprendiera

El gamer se sinceró e hizo una auto reflexión de lo que puede estar pasando en su vida sentimental. “Creo que me han dejado tantas veces porque, básicamente, se aburren, acaban encontrando algo mejor o que les pega más que yo. Por eso vengo a buscar a una chica que, básicamente, no esté loca” comentó el comensal, siendo lo más franco posible.

La cita de Jaime fue Amatista, “Me llamo así porque a mi madre le encantaba esa piedra” explicó la chica. Al tener el primer vistazo del chico con el que cenaría, se llevó una desagradable sorpresa. “Va vestido con una camiseta de un videojuego… ¡Otro friki no, por favor!”. De seguro la comensal ya había tenido alguna cita fallida con algún otro chaval de estos gustos.

Los gustos de Jaime y Amatista van en sentido contrario y eso arruinó la cita en First Dates

Una vez en la mesa, y pensando que la cita podría tener futuro, la mujer se aventuró a contar que uno de sus gustos son los tatuajes. Sin embargo, el chico salió en contra de ello. “No me gustan los tatuajes porque donde te los pones la piel no transpira y no puedes hacer deporte”. Amatista salió en defensa del arte corporal, y señaló que era mentira.

Luego la chica le contó sobre sus fobias. “Tengo mecanofobia, miedo a las máquinas, y megalofobia, que es miedo a las grandes, a las industriales tipo excavadoras, no puedo”. En vez de esperar un comentario con más curiosidad, lo que recibió fue las burlas de Jaime. “Me ha parecido una falta de respeto que se riera de mis fobias, no son una tontería”. La actitud del comensal no le gustó para nada a la chica, que combinado con sus gustos friki, hicieron que la cita no tuviera éxito.

Pasapalabra Orestes